¿Por qué nos debe interesar la política?

septiembre 19, 2009

politica9ap
Puede que a muchos este blog no les llame la atención y es bastante comprensible, porque el tema de la política es percibido como algo lejano, donde unos pocos participan, con cargos eternos  y con poca conexión con los problemas del “ciudadano de a pie”. Y lo que alguna vez  fueron buenas intenciones para alcanzar  el bien común, se convirtieron en deseos de lograr un bienestar personales y los de su entorno. Por esto y por muchas razones más, la política no es del interés de la mayoría.

A pesar de todo esto, decidí hacer este blog y nadar contra la corriente, porque creo que la política es importante y nos debe interesar, ya que través de este tipo de decisiones se dirige un país y no nos puede dar lo mismo las personas y métodos en que se toman esas decisiones. Porque desde el precio del pasaje de la micro, los créditos universitarios hasta temas morales, como la píldora del día después esta en manos de estas “personas privilegiadas” que deciden el rumbo del país.

De la mano del interés político, esta nuestro deber de estar informados y saber diferenciar los contenidos que pasan día a día con los asuntos políticos, porque si no cumplimos con eso, fácilmente podemos caer en discursos para la galería que tienen muy poco de verdad. Un buen ejemplo de esto, son los las propuestas de los candidatos presidenciales y es lógico que en la carrera para ser presidente se van a decir cosas que no se cumplirán. Y es aquí en donde entramos nosotros, en distinguir quién es quién, cuestionarnos que los mueve a cada uno, si sus convicciones son ciertas o solamente fuegos artificiales para distraernos un rato; preguntarnos si es compatible ser empresario y dirigir un país, si es conveniente que algunos se repitan el plato o si la atracción de un candidato es por razones ideológicas o por su atractivo televisivo.

votar1Por eso y por muchas otras cosas más, creo que nos debe interesar la política y sino nos gusta la forma en que lo hacen, debemos hacernos sentir nuestro descontento, ya sea con el voto o participando en organizaciones sociales. Debemos despertar de esa constante indiferencia y de la anestesia miento general  que viven la sociedad actual.